El almendro se cultiva desde épocas remotas y su expansión se vio favorecida por el hecho de que la semilla era al mismo tiempo la parte comestible así como la unidad de propagación. De este modo, se distribuyó por Persia, Mesopotamia y a todas las civilizaciones a través de rutas comerciales. En la península ibérica se cultiva desde hace más de 2.000 años; al principio se estableció en zonas costeras, donde sigue predominando, pero se encuentra incluso en zonas donde el clima no le es tan favorable.

El almendro es un árbol muy rústico, fuerte, si está bien alimentado, y también un árbol resistente al frío si no éste no es extremadamente intenso. Si no se poda, un almendro puede llegar a medir entre 10 y 12 metros de alto. Se cultiva bien en terrenos poco húmedos y pedregosos, pero bien labrados, porque necesitan tierra bien aireada y que conserve el frescor en el fondo.

Este árbol frutal de la familia de las rosáceas, tiene unas características flores hermafroditas de cinco pétalos de color blanco o rosado. Para recoger almendras es necesario que los árboles hayan sido fecundados, por ello muchas veces se cultivan almendros de diferentes variedades en un mismo terreno, así nos aseguramos que, por polinización cruzada, al menos alguno tenga éxito y nos ofrezca sus apreciados frutos. A finales de febrero los almendros pierden las flores y empiezan a brotar sus hojas. Ha de pasar un largo período para la maduración del fruto; si la floración tiene lugar en enero habrán de pasar nueve meses hasta recoger sus frutos.

Hay almendros que producen almendras amargas. Estos frutos, en pequeñas dosis, se utilizan en pastelería y perfumería. Como remedio medicinal, este fruto también es bueno contra la hipertensión, resfriados… aunque es necesario ir con mucho cuidado ya que en dosis elevadas (aproximadamente 10 almendras amargas) puede causar la muerte de una persona adulta.

En el campo se cultivan almendros que dan frutos dulces. Los hay de cáscara blanda y de cáscara dura. Las variedades más conocidas son la dama, princesa, marcona, desmayo largueta y rojo, y redonda.

Se consumen secas, tostadas o crudas, aunque también se pueden comer mientras están verdes, pero en menor cantidad.

En invierno, cuando hace frío, es habitual encontrarlas como postre acompañadas de higos, almendras, pasas…

Reproducción

Propagación por injerto sobre albaricoquero, melocotonero, ciruelo, nectarina, endrino…

 

Poda

Se puede hacer una poda de rejuvenecimiento y una de regeneración, eliminando la madera muerta, ramas mal erigidas y chupones.

La poda de formación deberás tener en cuenta el lugar donde esté plantado el almendro así como su vigorosidad y crecimiento.

Enemigos

Específicamente, puede ser afectado por la roya del almendro y también por otras comunes a muchos árboles y plantas como antracnosis, chancro, orugueta, tigre, polilla defoliadora, barrenillo, antonomos, gusano cabezudo, abolladura y pulgón, con tratamientos específicos para cada uno de ellos.

Abono

Prefiere suelos sueltos y arenosos y le son perjudiciales los suelos encharcadizos y pesados, ya que no resiste la asfixia de sus raíces y es muy susceptible a los ataques de Armillaria y Phytophthora.

En tierras de secano su abonado ha sido habitualmente muy reducido, realizándose sobre todo en invierno y con aportación de nitrógeno durante el periodo vegetativo.

Puedes aportarle abono nitrogenado en primavera y otoño para favorecer la floración del año siguiente.

Buenos consejos

1.- El almendro aumentará su producción de almendras si lo riegas adecuadamente.

2.- si lo riegas un poco más durante el inicio del crecimiento de la almendra hasta que ésta alcance su longitud definitiva, y reanudas el riego normal entre 15 y 20 días antes de la recolección, favorecerás el desprendimiento de la corteza de la almendra.

El almendro se cultiva desde épocas remotas y su expansión se vio favorecida por el hecho de que la semilla era al mismo tiempo la parte comestible así como la unidad de propagación. De este modo, se distribuyó por Persia, Mesopotamia y a todas las civilizaciones a través de rutas comerciales. En la península ibérica se cultiva desde hace más de 2.000 años; al principio se estableció en zonas costeras, donde sigue predominando, pero se encuentra incluso en zonas donde el clima no le es tan favorable.

El almendro es un árbol muy rústico, fuerte, si está bien alimentado, y también un árbol resistente al frío si no éste no es extremadamente intenso. Si no se poda, un almendro puede llegar a medir entre 10 y 12 metros de alto. Se cultiva bien en terrenos poco húmedos y pedregosos, pero bien labrados, porque necesitan tierra bien aireada y que conserve el frescor en el fondo.

Este árbol frutal de la familia de las rosáceas, tiene unas características flores hermafroditas de cinco pétalos de color blanco o rosado. Para recoger almendras es necesario que los árboles hayan sido fecundados, por ello muchas veces se cultivan almendros de diferentes variedades en un mismo terreno, así nos aseguramos que, por polinización cruzada, al menos alguno tenga éxito y nos ofrezca sus apreciados frutos. A finales de febrero los almendros pierden las flores y empiezan a brotar sus hojas. Ha de pasar un largo período para la maduración del fruto; si la floración tiene lugar en enero habrán de pasar nueve meses hasta recoger sus frutos.

Hay almendros que producen almendras amargas. Estos frutos, en pequeñas dosis, se utilizan en pastelería y perfumería. Como remedio medicinal, este fruto también es bueno contra la hipertensión, resfriados… aunque es necesario ir con mucho cuidado ya que en dosis elevadas (aproximadamente 10 almendras amargas) puede causar la muerte de una persona adulta.

En el campo se cultivan almendros que dan frutos dulces. Los hay de cáscara blanda y de cáscara dura. Las variedades más conocidas son la dama, princesa, marcona, desmayo largueta y rojo, y redonda.

Se consumen secas, tostadas o crudas, aunque también se pueden comer mientras están verdes, pero en menor cantidad.

En invierno, cuando hace frío, es habitual encontrarlas como postre acompañadas de higos, almendras, pasas…

Reproducción

Propagación por injerto sobre albaricoquero, melocotonero, ciruelo, nectarina, endrino…

 

Poda

Se puede hacer una poda de rejuvenecimiento y una de regeneración, eliminando la madera muerta, ramas mal erigidas y chupones.

La poda de formación deberás tener en cuenta el lugar donde esté plantado el almendro así como su vigorosidad y crecimiento.

Enemigos

Específicamente, puede ser afectado por la roya del almendro y también por otras comunes a muchos árboles y plantas como antracnosis, chancro, orugueta, tigre, polilla defoliadora, barrenillo, antonomos, gusano cabezudo, abolladura y pulgón, con tratamientos específicos para cada uno de ellos.

Abono

Prefiere suelos sueltos y arenosos y le son perjudiciales los suelos encharcadizos y pesados, ya que no resiste la asfixia de sus raíces y es muy susceptible a los ataques de Armillaria y Phytophthora.

En tierras de secano su abonado ha sido habitualmente muy reducido, realizándose sobre todo en invierno y con aportación de nitrógeno durante el periodo vegetativo.

Puedes aportarle abono nitrogenado en primavera y otoño para favorecer la floración del año siguiente.

Buenos consejos

1.- El almendro aumentará su producción de almendras si lo riegas adecuadamente.

2.- si lo riegas un poco más durante el inicio del crecimiento de la almendra hasta que ésta alcance su longitud definitiva, y reanudas el riego normal entre 15 y 20 días antes de la recolección, favorecerás el desprendimiento de la corteza de la almendra.

Género
Prunus amygdalus Basch
Nombre Popular
almendro
Familia
Rosáceas
Origen
regiones montañosas de Asia Central

Otros artículos relacionados

Últimos consejos plantas

  • La sanidad en nuestros frutales
    Debemos tener claro que para tener unos frutales bien sanos, lo primero es cuidarlos bien. La fertilización, el riego y la poda son básicos para tener árboles en buen estado sanitario. Si queremos cultivar nuestros árboles de la forma más…
  • La Poda de los frutales
    El Objetivo de la poda: La poda tiene como objetivo conseguir un equilibrio entre el crecimiento vegetativo y la producción de frutos de calidad. Un árbol con un crecimiento vegetativo muy vigoroso nos está diciendo que quiere crecer y extenderse…por…
  • La nutrición de nuestros frutales
    En el cultivo de los frutales, la fertilización juega un papel muy importante. Tener nuestros frutales bien alimentados dará como resultado un árbol equilibrado que nos proporcionará fruta de alta calidad. Es muy importante tener en cuenta que en los…
  • El compostaje
    Obtención de compost. Para obtener un compost de calidad es importante tener en cuenta algunos factores determinantes en el proceso:
  • El trasplante
    Los arbustos y plantas cultivados en recipiente necesitan más cuidados y atención que aquellos cultivados en suelo abierto, ya que tienen menor acceso a cualquier humedad y nutrientes disponibles..

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información