Se trata de una enfermedad de transmisión hídrica que puede afectar seriamente infinidad de plantas, tanto de interior como de exterior; tampoco escapan las plantas aromáticas.

1.- Plantas que Ataca

  • Se trata de una enfermedad de transmisión hídrica que puede afectar seriamente infinidad de plantas, tanto de interior como de exterior; tampoco escapan las plantas aromáticas.
  • En este grupo se incluyen diversos hongos, destacando Pythium, Fusarium y Phytophthora.
  • Estos hongos se desarrollan en suelos más o menos cálidos, con mal drenaje y pobres en oxígeno; las plantas son susceptibles si están en suelos arcillosos, con riegos excesivos y con mal drenaje.

2.- Sintomatología y Daños

  • En estadios iniciales de la infección, las hojas amarillean, parecen caídas y marchitas; las puntas de las raicillas van oscureciéndose; se reduce el consumo de agua por parte de la planta.
  • Finalmente las raíces adquieren coloraciones marrones y texturas viscosas, con un cierto olor a pudrición; la corteza de las raicillas salta con mucha facilidad; estos daños radiculares son permanentes y las raíces dañadas no se regenerarán, aunque pueden formarse nuevas raíces.
  • El colapso de las raíces comporta la muerte de los tallos y/o de toda la planta; se trata de una enfermedad que se expande por el suelo, como si se tratara de una mancha de aceite.

3.- Medidas Preventivas

  • Utilizar plantas libres de infecciones o tolerantes a suelos húmedos y con drenajes pobres.
  • Es vital desinfectar periódicamente las herramientas, contenedores y maquinaria utilizadas.
  • Reducir los riegos y realizar entrecavadas para favorecer el drenaje y la aireación del suelo.
  • Eliminar plantas de los alrededores con síntomas similares (retirar el máximo de raíces y suelo).
  • Para disminuir los daños se pueden realizar mejoras en el suelo, como son las aplicaciones de abonos especiales (orgánicos animales, de compost o químicos) a suelo; vigilar el uso de cubiertas con acolchados a base de triturados vegetales (mulching).
  • Reducir los abonados ricos en nitrógeno, ya que favorece el desarrollo de este tipo de hongos.
  • Es conveniente adecuar el riego a las necesidades propias de la planta, así como al tipo de suelo, plantación y ubicación de la misma; debe recordarse que las plantas aromáticas no toleran humedades o riegos excesivos, ya que entonces se favorecerían los ataques de hongos.

4.- Medidas Curativas

  • Las medidas preventivas son las mejores; es casi imposible erradicar este tipo de infecciones.
  • Eliminar y destruir las plantas afectadas lo antes posible, a fin de salvar el resto de plantas.
  • Si aparecen ataques significativos, pueden realizarse aplicaciones con productos fungicidas específicos para estos hongos (de contacto o sistémicos); en estas aplicaciones deben seguirse y respetarse las indicaciones sobre dosis y plazos de seguridad establecidos en la etiqueta.

 

Otros artículos relacionados

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información